Rejuvenecimiento Laser y Manchas en la Piel - Dermatología Dexeus
16357
page-template-default,page,page-id-16357,page-child,parent-pageid-16281,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Rejuvenecimiento láser y eliminación de manchas faciales

Rejuvenecimiento facial con láser

El tratamiento de las arrugas faciales mediante la técnica del Resurfacing con láser CO2 es un tratamiento muy eficaz.

Rejuvenecimiento facial o “resurfacing”

El tratamiento de las arrugas faciales mediante la técnica del rejuvenecimiento facial con láser CO2 es hoy en día un tratamiento muy eficaz.

El resurfacing clásico con láser CO2 utilizado en los años 90 era realmente eficaz y los resultados eran espectaculares, incluso con una única sesión. Sin embargo, el tiempo de recuperación era tan largo y tedioso que el entusiasmo que en un principio generó entre los dermatólogos y cirujanos plásticos se fue diluyendo.

 

PROCEDIMIENTO DEL LÁSER CO2

El mecanismo por el que el rejuvenecimiento facial con láser CO2 actúa está relacionado con la generación de calor, gracias al cual eliminamos algunas capas de la piel como la epidermis y parte de la dermis.

Por un lado, los tejidos dañados serán sustituidos por una piel nueva más uniforme y sin imperfecciones. Por otro lado, la generación de calor induce la formación de nuevo colágeno como respuesta a la quemadura que provoca.

A diferencia de otros procedimientos como la dermabrasión o el peeling químico, en el caso del rejuvenecimiento facial con láser CO2 se produce, además, una contracción del colágeno en la zonas que han sido tratadas mediante calor. Esta contracción de las fibras de colágeno es la causante de la remodelación de los tejidos, que se prolonga durante meses y es responsable de la mejoría que experimentan los pacientes durante los meses posteriores al tratamiento con láser CO2.

Los láseres de CO2 que se utilizan hoy en día utilizan la tecnología fraccionada, que solamente trata una zona muy concreta. Por tanto, un alto porcentaje de la piel de la zona tratada permanece intacta, favoreciendo una recuperación más rápida y segura. Además, los riesgos de efectos secundarios se reducen considerablemente.

 

PLATAFORMA LÁSER PIXEL CO2

El sistema láser Pixel CO2 que utilizamos en Dermatología Dexeus utiliza esta tecnología fraccionada. Esta plataforma emite energía láser fraccionada mediante una lente especial que divide la energía en pequeñas zonas o píxeles, que se rodean de zonas de piel intacta para que el proceso recuperación de la piel sea mas rápido. Los pequeños rayos láser provocan un daño térmico que penetra en la dermis para estimular el nuevo colágeno. Gracias a ello, el paciente pueda rehacer su vida laboral y personal más rápidamente.

El láser Pixel CO2 no solamente está indicado como técnica de resurfacing para mejorar las arrugas superficiales y/o profundas de la cara, sino que también es una muy buena alternativa de tratamiento para los casos de cicatrices de acné. Siempre y cuando él acné haya desaparecido completamente y, por lo tanto, el paciente no esté realizando ningún tratamiento.

 

POSTOPERATORIO DEL LÁSER CO2

Es importante explicar al paciente sobre el proceso de recuperación de la rejuvenecimiento facial con esta técnica. La recuperación de los tejidos dañados o reepitelización se consigue a los 4-5 días, pero la cara estará enrojecida durante 3-4 semanas, y rosada un tiempo más.

Los dos factores más importantes para que la recuperación sea satisfactoria son, por una parte, la dedicación y seguimiento al paciente y, por otra, los cuidados meticulosos de las curas. Es esencial que exista una comunicación constante entre el paciente y el médico, y los controles deben ser frecuentes. De esta forma cualquier complicación se puede corregir con tiempo.

Para que las curas sean meticulosas el dermatólogo explicará muy bien al paciente cómo las debe realizar.

 

Posibles complicaciones del Láser CO2

Las complicaciones más importantes de este procedimiento y que debemos evitar son los cambios de pigmentación y las cicatrices. Para evitar la aparición de manchas se deben aplicar cremas despigmentantes desde las 2 semanas previas al procedimiento y hasta unas semanas después, junto con fotoprotectores.

En cuanto a las cicatrices, es un efecto no deseable atípico que ocurre cuando hemos utilizado parámetros incorrectos. Por eso, es muy importante que este tipo de técnicas sean realizadas por un especialista, ya sea dermatólogo o cirujano plástico.

Preguntas frecuentes
¿Cuál es la diferencia entre Láser IPL y Láser CO2?

La Luz Pulsada Intensa o IPL puede mejorar la textura de la piel tras varias sesiones, pero básicamente actúa a nivel de las manchas y las dilataciones vasculares o telangiectasias. Por tanto, no lo podemos considerar como una verdadera alternativa para mejorar las arrugas propias del envejecimiento.

¿Qué es el envejecimiento cutáneo?

El envejecimiento cutáneo es un proceso fisiológico en el que se producen una serie de cambios biológicos y clínicos en la piel, como consecuencia del paso del tiempo y la acción de factores externos o ambientales.

La combinación de factores endógenos (propios de la persona) como son los cambios hormonales durante la menopausia y la genética, junto con factores externos como la exposición solar, el tabaco o la polución, determinan que se produzcan los cambios típicos del envejecimiento de la piel.  La combinación de ambos es lo que desencadenará el proceso de envejecimiento cutáneo, que aparecerá antes o después según la genética de la persona y los hábitos ambientales.

De forma natural, el envejecimiento se produce porque los tejidos pierden la capacidad que tienen de regenerarse. Esta regeneración depende principalmente de que las células madre adultas que suministren células nuevas que se encarguen de reparar los tejidos dañados. La disminución del número de estas células favorece y acelera el envejecimiento. Con el paso del tiempo, estas células madre pierden la capacidad de renovación y, en consecuencia, también disminuye la capacidad de reparar la piel dañada.

Además de la genética también juegan un papel importante las hormonas sexuales, entre ellas los estrógenos y la testosterona. Después de la menopausia la producción de estrógenos disminuye radicalmente, lo que conlleva una pérdida de la elasticidad de la piel y la aparición de arrugas, sequedad y adelgazamiento de la piel, pérdida del colágeno, flacidez, etc.

¿Qué otros factores aceleran el envejecimiento cutáneo?

El proceso natural de envejecimiento se puede acelerar si nos exponemos a factores dañinos para la piel como:

  • El Sol
  • El tabaco
  • La polución

Todos contribuyen a que se acumulen productos tóxicos para las células, son los tan conocidos y nombrados radicales libres.

En la juventud la piel tiene la capacidad suficiente de neutralizarlos, pero con el paso del tiempo las células encargadas de reparar estos daños disminuyen en número, por lo que esta capacidad se pierde. La acumulación de los radicales libres provoca finalmente un estrés oxidativo que acaba dañando las células y acelerando el envejecimiento. Este estrés oxidativo se puede intentar neutralizar con productos de alta cosmética que contienen antiradicales libres. La ingesta de antioxidantes también ayudan a neutralizarlos.

El abuso de la exposición solar durante años provoca cambios tanto en el color de la piel como en la textura. Con los años la piel deja de broncearse de forma homogénea y aparecen manchas irregulares y las famosas “manchas seniles” o lentigos solares en la cara, escote y dorso de las manos. Además, la piel se vuelve rugosa y mate. Con el paso del tiempo, las arrugas se vuelven más profundas y también aparecen pequeñas dilataciones de los capilares llamadas “telangiectasias”, como consecuencia de la pérdida de la elasticidad y la dilatación de los pequeños vasos de la piel.

El abuso del tabaco está claramente relacionado con la aparición prematura de arrugas en la cara. Los signos típicos de los fumadores importantes son arrugas profundas de la cara, piel con aspecto engrosado y color cuero o “cetrino”, y una voz grave y característica.

En menor importancia, pero también relacionados con la aceleración del envejecimiento, son la obesidad y el consecuente consumo calórico elevado. En estos casos también existe una producción alta de radicales libres.

Por lo tanto, por una parte el envejecimiento es un proceso natural, biológico y continuo, determinado por la genética y los cambios hormonales. Sin embargo, puede ser acelerado por otros factores ambientales sobre los que podemos actuar más fácilmente intentando evitarlos.

¿Qué podemos hacer para retrasar el proceso de envejecimiento?

Fundamentalmente tenemos que actuar a nivel de los factores ambientales como el sol, el tabaco, la polución, evitar dietas de alto contenido calórico, etc. Este esfuerzo se ve recompensado si, además, utilizamos productos cosméticos adecuados y nos sometemos a procedimientos cosméticos que mejoren el aspecto de la piel y estimulen la producción de colágeno como puede ser el láser IPL, láser CO2, la aplicación de hilos tensores, mesoterapia o los rellenos con ácido hialurónico.